Viajar… la mejor inversión.

¡Viajar!, es una de las palabras más completas. Tiene la capacidad de emocionarnos, pero a la misma vez asustarnos, y con esto bloquearnos de tal manera que en menos de 3 minutos encontramos mil excusas para no pensar en ella. No siempre tiene que ser así, el susto y la emoción pueden ser la gasolina que encienda la llama a descubrir más allá de la puerta de tu casa. Al escucharla se que vienen a tu mente montones de excusas para decir no puedo, y créeme que me las sé casi todas, desde: el trabajo, el carro, la casa y terminando con mami, el perro o el familiar enfermo.  Bendiciones para todo el mundo, no menosprecio el interés y la salud de los demás, pero ¿cuándo te pondrás tú como prioridad? Disculpen mi descarga,  la intención no es un regaño, la idea es demostrarles que salir de la rutina no siempre es caro ni tiene que ser Disney o el crucero.

 

El deseo de explorar el mundo no tiene que ver con gastar mucho dinero. Explorar va mucho más allá de montarse en un avión y quedarse en otro lugar. Explorar, es abrir la puerta a lo desconocido, y no hablo de “las cosas a lo loco”, mas bien hablo de encontrar eso que te apasiona en otro destino fuera del área que resides. En el plan de vida escogido para nosotros está la famosa historia de estudiar para conseguir un buen trabajo, casarte y tener una familia con una mascota. ¡Hay algo que no cuadra!  En que parte de la historia o ‘‘plan de vida’’ dice que después de tantos años en la primaria, secundaria y universidad, tú tendrás tiempo de descubrir que el mundo no solo es eso que vemos de frente.

 

Se que me desvié del tema, pero volviendo a el, viajar es mucho más sencillo de lo que creemos. Para hacerlo solo hace falta tener las ganas, -claro el dinero es necesario, pues es este el que utilizamos para recibir lo que queremos- pero en ocasiones todo depende el tipo de travesía que deseas hacer. Concédete la  oportunidad de descubrir un mundo que corre frente a tus ojos el que por miedo o desconocimiento nos perdemos en muchas las ocasiones. Siéntate, analiza si has descubierto tu verdadera pasión, tal vez viajar no lo sea, pero si lo haces, descubrirás que recorrer otros lugares distintos te llenará el alma y el conocimiento de experiencias inolvidables que probablemente las recordarás como una de las mejores de tu vida.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *